Los Bravos



Los Bravos


En la mejor etapa de la historia del pop-rock anglosajón (y mundial) pocas formaciones foráneas podían competir comercialmente con los ilustres nombres que poblaban las listas inglesas y americanas. 
Una de ellas fueron Los Bravos, la banda española de mayor éxito internacional en los años 60, que desde un impetuoso sentido del ritmo y una vigorosa factura vocal construían agitadas y vívidas melodías pop (generalmente en lengua inglesa), que traspasaron con fortuna la frontera hispana para triunfar en todo el mundo con temas como "Black is Black", "I don't care" o "Bring a little lovin'"





En 1965 dos formaciones amantes de los sonidos beat britanicos y del soul y R&B americanos unieron fuerzas para constituir Los Bravos.
Esos conjuntos seminales eran Los Sonor, un grupo madrileño en el cual se encontraba el guitarrista Antonio Martinez y el teclista Manuel Fernández Aparicio y Mike & The Runaways, un combo radicado en Mallorca liderado por el cantante de origen alemán Mike Kogel (nacido el 25 de abril de 1944 en Berlín), que incluía en sus filas al bajista Miguel Vicens y al batería Pablo Sanllehi.
Tras aparecer en el famoso programa radiofónico de la cadena SER "El Gran Musical", el quinteto cala con fuerza entre el público adolescente y triunfa de forma espectacular con un buen puñado de éxitos de ventas como "La moto" (rebautizada en inglés "Baby, believe in me") o "La parada del autobús"





Viendo el potencial de la banda, el manager y productor francés Alain Milhaud coge las riendas empresariales del grupo, intentando lanzarlos fuera de España.
En 1966 graban el tema "Black is black", una impetuosa canción producida por Ivor Raymonde y firmada por el famoso compositor inglés Tony Hayes y Steve Wadey. El tema no cesa de sonar en las radios piratas de Londres, consiguiendo una fuerte popularidad en tierras británicas, que terminan elevando al single hasta el puesto número 2 en las listas. En los Estados Unidos se repite el triunfo y los Bravos alcanzan un meritorio cuarto lugar en el Billboard.
La rítmica lectura del tema escrito para ellos por los miembros de los Easybeats Harry Vanda y George Young "Bring a little lovin'" y el single "I don't care" les siguieron proporcionando buenas ventas, aunque inferiores al clásico "Black is black".
Sus estupendos e infravaladores Lps, con temas pop de alma soul cantados casi en su totalidad en inglés, no cosecharon la repercusión que merecían canciones como "Trapped", "You won't get far" "Make it last", "Get out of my life" o "Don't get in my way", y los Bravos han pasado injustamente a nivel mundial como una banda de "one hit wonder".


Su éxito fue tal en España (otro número 1 con "Los chicos con las chicas") que protagonizaron varias películas influenciadas por los films de los Beatles dirigidos por Richard Lester, "Los chicos con las chicas" (1967), un film realizado por Javier Aguirre y "¡Dame un poco de amooor...! (1968), un buen título dirigido por José María Forqué con influencias psicodélicas y pop-art.
En 1967 se suicidó Manolo Fernández, acuciado por problemas personales y la pérdida de su esposa. Fue sustituido por Jesús Gluck. Posteriormente Mike Kogel decidió probar fortuna en solitario cambiando su apellido por el de Kennedy.
El reemplazo para Kogel fue en primera instancia Robert Wright (con quien grabaron "Individuality") y posteriormente Andy Anderson, hermano del popular cantante de los Warriors y Yes, Jon Anderson. Con Anderson a la voz lograron uno de sus últimos hits, "People talking around".
A finales de los 60 terminarían separándose. Mike Kennedy no cosecharía óptimos resultados comerciales, a pesar de canciones como "Louisiana", y en los años 80 varios componentes resucitarían el grupo para grabar juntos de nuevo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario